“Ya pasó lo más difícil de la pandemia”, aseguró López Obrador

El presidente de MéxicoAndrés Manuel López Obrador, dijo este domingo que el país “ya pasó lo más difícil y riesgoso” de la pandemia del nuevo coronavirus, pero advirtió que aún no declara la “victoria”.

El mensaje del mandatario llega un día antes de que México inicie una nueva etapa de la reactivación de actividades con la apertura de pequeños negocios y de la industria manufacturera, y luego de que el país alcanzara el viernes un pico de 5.000 nuevos casos de coronavirus en 24 horas.

“Estamos dejando atrás la etapa más difícil de la pandemia del COVID-19. No es echar al vuelo las campanas, no es cantar victoria, pero considero que ya pasó lo más difícil”, dijo López Obrador en un video publicado en redes sociales.

México, de unos 127 millones de habitantes y segundo en número de fallecimientos en América Latina, reportó este domingo 269 defunciones, que elevaron el total a 17.141 desde que inició la pandemia. A estos se sumaron 4.147 nuevos contagios, para un total de 146.837.

El país es el segundo con más muertos por coronavirus en América Latina, por detrás de Brasil (43.332). Y es el cuarto con más casos en la región, solo superado por Brasil (867.624), Perú (229.736) y Chile (174.293), según los registros de la Universidad Johns Hopkins.

El presidente subrayó que sin la contribución de los mexicanos para acatar las medidas de confinamiento y la “sana distancia”, la emergencia sanitaria “hubiese rebasado por completo” al sistema.

Sin embargo, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de México, Hugo López-Gatell, se mostró más mesurado sobre el avance del coronavirus: llamó a la población a aprender a convivir con una pandemia que se espera “sea larga” y que podría combinarse con influenza y permanecer hasta abril.

El funcionario sanitario dejó en claro que el COVID-19 “no va a acabar pronto”, se tendrá que aprender a vivir a una nueva realidad, a la que se avanza desde hace tres semanas con el plan de la llamada nueva normalidad gradual.

El gobierno mexicano recibió críticas de varios sectores porque no implementó pruebas masivas a la población, y en su lugar usa un modelo de monitoreo epidemiológico denominado “Centinela”, que permite rastrear enfermedades.

Medios internacionales también señalaron que las autoridades capitalinas ocultan la cifra real de decesos por COVID-19, algo que la alcaldesa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, negó reiteradamente.

El gobierno presentó el sábado 10 recomendaciones para enfrentar la “nueva normalidad”, que sugieren mantenerse siempre informado, pero también “vivir sin estrés”, “amar la naturaleza y a la patria”.

El país inició el 1 de junio la reapertura gradual de actividades, enfocada principalmente en la construcción, la minería y el sector automotriz.

América es el actual epicentro de la epidemia, que ya dejó más de 7,8 millones de casos en todo el mundo desde que se registraron los primeros contagios en diciembre en China.

msn

Compartenos...