Científicos revelan la razón que impide que Venus sea habitable

Venus fue noticia en el mundo entero hace algunas semanas, cuando todos se sorprendieron al darse a conocer el descubrimiento de fosfano (o fosfina) en el planeta, una molécula que en la Tierra es excretada por microorganismos en ambientes libres de oxígeno, un hallazgo que podría ser un indicador de vida microbiana en las nubes altas de la atmósfera de Venus. Pero en las últimas horas se supo que Venus no es es un planeta en absoluto amigable para la vida.

El planeta vecino tiene unas características que ya lo convertían en un lugar poco accesible, es que a pesar de ser muy llamativo, ya que posee unos colores muy bellos, que lo convierten en el planeta más brillante de todo el sistema solar, Venus tiene una temperatura en su superficie que ronda los 500º C, posee una presión es insoportable y sus ríos de lava y roca fundida lo hacen más peligroso todavía. Pero no siempre tuvo estas asfixiantes características, sus cambios superficiales fueron por causa de otro planeta: Júpiter.

Júpiter es muy masivo. Tanto que su masa total es dos veces y media la de todos los demás planetas de nuestro sistema solar juntos. Debido a que es gigantesco, tiene la capacidad de perturbar las órbitas de otros planetas. Por eso, según una nueva investigación publicada en la revista Planetary Science Journal señala que el gigante gaseoso, alteró la órbita de Venus.

Este increíble suceso ocurrió cuando Júpiter se acercó al Sol, y luego se alejó, debido a las interacciones con el disco de gases del que se forman los planetas gaseosos. A su paso, mientras se alejaba y acercaba, modificó a Venus de una manera definitiva, atacando al planeta en todo su superficie física, ocasionando que actualmente, la órbita de Venus sea la más circular de cualquier planeta de nuestro sistema solar. Esto se debe a que cuando Júpiter estuvo más cerca del Sol hace unos mil millones de años, Venus seguramente tenía una órbita mucho más elíptica, que le habría dado la capacidad de albergar vida.

Esto quiere decir que la nueva órbita de Venus, provocada por la influencia de Júpiter, colocó al planeta más cerca y durante más tiempo del Sol. Lo que provocó que la temperatura fuera subiendo cada vez más y transformándolo en el actual infierno que es y dejándolo incapacitado para un posible lugar apto para la vida. El astrobiólogo Stephen Kane declaró que “a medida que Júpiter emigraba, Venus habría experimentado cambios dramáticos en el clima, calentándose, enfriándose y perdiendo cada vez más su agua en la atmósfera”.

el intransigente

Compartenos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *